/sites/255/web
Lucino González, Gerente de Lebu-Toro, El objetivo de todo esto es hacer una botella limpia para proteger el medio ambiente



Lucino González, Gerente de Lebu-Toro, El objetivo de todo esto es hacer una botella limpia para proteger el medio ambiente


Por Nicolás Parra/Cinthia Baza

Lucino González, ingeniero civil industrial egresado de la Universidad de Santiago de Chile (Usach), ingresó a trabajar a Cristalerías Toro en 1992 como subgerente de producción. Desde entonces, se ha desempeñado en diversos cargos en la institución en materia energética y mecánica, donde incluso desarrolló un horno especialmente destinado a la producción de vidrio en Cristoro.

Su larga trayectoria lo convierte en voz autorizada a la hora de conversar sobre la importancia e impacto de iniciativas industriales que protejan el medio ambiente. Desde enero de 2014 cumple labores de gerente en el Parque. Acá te contamos cómo logró instalar una planta recicladora para la cristalería y el éxito en el ámbito ecológico que ha alcanzado la compañía.

Los inicios
“La primera torre productora de energía eléctrica de Chile Continental parte con Cristalerías Toro”, cuenta Lucino, sobre los inicios de Parque Eólico y el carácter innovador de la institución en la materia.

No obstante, el generador referido por González se trata de un dispositivo que se mantuvo emplazado en la localidad costera de Chanco, Región del Maule, el que posteriormente serviría como la raíz del actual Parque.

Tras largos estudios en terreno, se tomó la decisión de mover esa torre eólica a las cercanías de Lebu debido principalmente a las características favorables del viento presentes en la zona.

“La torre eólica de 300 kw/h (mencionada anteriormente) fue luego trasladada al Parque Eólico Lebu-Toro, y en éste se compraron dos más en el 2009. En la Región del Bío Bío también fuimos pioneros”, agrega. 

-¿Por qué se toma la determinación de crear este parque?
- Como compañía productora de vidrio se necesita un horno que debe alcanzar altas temperaturas, a los 1580°. Si eso se hace con petróleo, como se hacía antiguamente emite mucha polución al ambiente. Con el tiempo se pasó a la producción con gas natural, pero aún se enviaba polución. Finalmente se inventa un sistema de ayuda eléctrica por lo que se decide producir energía, no para venderla, sino que para usarla nosotros mismos.

-¿Cómo han sido los resultados? 
-Buenísimos. Nos ha ido bien en todo, porque todo es bien estudiado. Siempre cuidamos el medio ambiente, y esto de la energía nos ayuda muchísimo, y es renovable. 

Podemos decir que tenemos una botella libre de contaminación. Además, nosotros tenemos las campanas de reciclaje (contenedores), donde juntamos botellas blancas y verdes. En el vidrio verde hemos llegado a reutilizar entre un 80-90%. Además, con el reciclaje se utiliza menos energía que creando vidrio desde cero. 

Reciclaje: Eje Fundamental

Tal como se menciona, la reutilización del vidrio ha sido uno de los pilares fundamentales en la lucha de Cristalerías Toro por proteger el medio ambiente. Para ello, la institución desarrolló  una campaña de reciclaje a nivel nacional, con la que se pretende sensibilizar a la sociedad, especialmente a los más jóvenes, sobre la importancia del cuidado de los ecosistemas.

Parte importante de este plan, tiene que ver con la recolección de botellas de vidrio usadas y así utilizarlas nuevamente en la producción de Cristalerías Toro. Con ese propósito, la entidad dispuso de una serie de contenedores de acopio, los que estuvieron ubicados –en un principio- sólo en la Región Metropolitana, pero que posteriormente se extendieron a todo Chile.

En ese sentido, y gracias a las gestiones de Lucino González, se puso en marcha una planta de reciclaje, localizada al interior de una de las dependencias de la Cristalería, en la Región Metropolitana. 

“Yo mismo la monté y para eso trajimos unos máquinas de Alemania. La gracia es que a través de una serie de trituradores se logra tener trozos de vidrios. Llega un momento en el que hay una cascada de vidrio donde hay sensores que trabajan por color. Entonces si viene un trozo de vidrio blanco o verde, los separa”, relata.

En total, la cantidad de material reciclado -obtenido principalmente a través de los contendores y de un sistema de recolección “puerta a puerta”- alcanza las cien toneladas diarias. Cifra no menor, considerando que esto permite generar hasta un 90% de la producción de la institución.

Los constantes esfuerzos y el fuerte compromiso adquirido por Cristalerías Toro para cuidar el planeta tiene una meta clara: “El objetivo de todo esto es hacer una botella limpia y así cuidar el medio ambiente”, sentencia Lucino González.

 

Compartir